Con un éxito rotundo en los países desarrollados, la biorresonancia es la nueva tecnología para bajar de peso que llegó a la Clínica Europa para quedarse.

A pesar de que la biorresonancia existe desde hace 15 años en Chile, es tecnología desconocida para muchos, y tiende a confundirse con concepto “resonancia magnética”, lo cual es un error ya que funciona con “Ondas pulso-moduladas senoidales”.
Las ondas senoidales no fatigan los tejidos, por lo tanto es un tratamiento totalmente inocuo. Para explicarlo en palabras más simples, el tratamiento consiste en ondas de penetración difusa, fácilmente asimilables y rechazables a su vez por lo tejidos. Esto último resulta interesante ya que al “aplicar mal” una frecuencia, el tejido simplemente no lo recibe, entonces no existe la aplicación incorrecta con estos equipos. En cambio, cuando envías una frecuencia compatible con una necesidad orgánica del tejido, por huella electromagnética que le es característica, el tejido sí la considera.

¿Cómo nace esta tecnología?

Para llegar a estos resultados tan precisos, un grupo de investigadores Alemanes realizó mapeo de las frecuencias involucradas en los tejidos y en los procesos de los tejidos (ya sean patológicos, saludables, presencia de microorganismos, oligoelementos, oxigenación, etc.). Todo tiene una huella electromagnética distintiva que se componen de 4 a 6 frecuencias. A este código le llaman “frecuencia fundamental”.

Cuando emites una frecuencia fundamental, le sugieres al organismo, lo invitas a vibrar con esa frecuencia electromagnética, y como el tejido tiende a la homeostasis, si el tejido está con su homeostasis en desequilibrio, lo recibe. Las frecuencias fundamentales pueden tener resultado desinflamatorio o estimulante, y además se constata que se restablece una microflora de forma espontánea a las pocas horas del tratamiento.

Para llevar a cabo este completo tratamiento para adelgazar, contamos con dos equipos: uno de ellos realiza un diagnóstico exhaustivo realizando una lectura completa de las frecuencias del cuerpo, ayudando a encontrar las causas basales del sobrepeso (pudiendo ser éstos diversos motivos y afectado por numerosos factores); el otro es el que realiza el tratamiento propiamente tal, el cual ayuda a recuperar la homeostasis corporal. Ambos equipos ayudan a un tratamiento completo, no paliativo, que en conjunto además con asesoría alimentaria personal (basado en información genética, tipología sanguínea, alérgenos alimentarios, etc. información que arroja el primer equipo descrito), llevaría al éxito total del tratamiento, a conseguir el peso deseado.

Como conclusión general, podemos decir que es un sistema que apoya el tratamiento médico, es absolutamente complementario. Es un tratamiento agradable en donde el paciente se relaja y simplemente disfruta mientras su organismo es potenciado, recuperando su equilibrio, sin dolor y sin efectos secundarios; que llevado de la mano con la voluntad de llevar ciertos cambios de hábitos cotidianos que no requieren de mayor esfuerzo, la(o) llevará a tener y mantener el peso que siempre ha querido, ¡sintiéndose al fin cómoda(o) con tu cuerpo!

Las únicas excepciones en la atención de pacientes son: personas con epilepsia vigente, marcapaso y embarazadas. A pesar de que no existe evidencia de generar algún daño, se evita por resguardo hacia el operador.

¿Te aburriste de las dietas, el deporte y aún no puedes bajar de peso? Contáctanos acá y pide una hora de biorresonancia.